El río Achibueno, al interior de Talca, fué el lugar escogido para proyectar dos centrales hidroélectricas de paso. El Castillo y Centinela aportarían en conjunto al rededor de 60 Mega Watts al sistema interconectado central.